Sobre el Pacto de Toledo, los partidos y los Presupuestos Generales del Estado. Nuestros acuerdos a debate.

Llevamos a todos los compañeros el debate que hemos realizado sobre tres puntos que consideramos importantes ya que nos encontraremos continuamente ante la necesidad de tomar decisiones sobre ellos, lo hacemos con el intento de que entre todos tomemos posiciones claras en un debate abierto.

En la medida que el movimiento pensionista crece y la presencia y responsabilidad de la MP se hace más manifiesta, se hace más necesario tener posiciones claras ante los puntos que planteamos y sobre todo tener una posición firme y unida de la organización aunque somos conscientes que lo que planteamos serán temas continuo de debate y posicionamiento al menos en esta etapa.

1- Pacto de Toledo.

El Pacto de Toledo se creó por el PP-PSOE para que la vida de los pensionistas, sus pensiones, no tuviese impacto político en las elecciones al Congreso, es decir que la vida de los pensionistas no fuese un motivo de división del bipartidismo en el Estado Capitalista, previa separación de las prestaciones asistenciales de la Seguridad Social.

En síntesis el llamado Pacto de Toledo aunque acepta el sistema de reparto y el aspecto contributivo separando las fuentes contributivas para las pensiones, al mismo tiempo, como sistema de financiación,  favorece la transición de hacia un modelo de menos prestaciones y ya desde 1997 comienzan las reformas ampliando el número de años para calcular la pensión y  otras tendentes a abaratar las pensiones o las prestaciones por incapacidad laboral. Respecto a los fondos de pensiones ya comenzó a andar con la reforma del 2011  y en este momento ya está en el candelero para darle vida definitiva en los convenios con desgravaciones a las empresas y rompiendo la unidad de la hucha de las pensiones ya que por supuesto no subirán el coste laboral. La privatización de una parte de las pensiones estará en marcha y el Pacto de Toledo prepara el camino.

La Comisión del Congreso se limita a hacer ‘sugerencias’ al Pacto de Toledo que está constituido por el Gobierno, la Patronal y CCOO-UGT, definiendo una absoluta mayoría capitalista Estado-Patronal asesorada por economistas procedentes de las empresas del IBEX 35 frente a una representación de una parte de los trabajadores. Estas ‘sugerencias’ son la base para del invento en que se vistió el bipartidismo para buscar unanimidades en la reforma de las pensiones.

Está claro para los pensionistas y para los trabajadores que la creación del Pacto fue motivada por las Huelgas Generales que impusieron al Gobierno de González el IPC automático de incremento anual y la resistencia que hacía la clase trabajadora ante las sucesivas reformas laborales y de pensiones que intentaban los sucesivos gobiernos de España y también ante la ola neoliberal después de la crisis del principios de los 90.

Por tanto el Pacto de Toledo está sido la herramienta más eficaz del capitalismo en España para llevar adelante las reformas de las pensiones en su interés de reducirlas y del intento de privatizarlas, el carácter desmovilizador del Pacto de Toledo y su estructura completamente favorable a los intereses patronales y financieros ha facilitado que se haya introducido toda la base programática de todas las reformas llevadas a cabo por los sucesivos gobiernos y algunas con el consentimiento de CCOO-UGT, como por ejemplo en el tema de los fondos de pensiones por convenio por el interés de convertirse en comisionistas o aceptando la reforma de Zapatero en el 2011. El poder desmovilizador del Pacto de Toledo también se vio manifiestamente claro cuando por decreto ley Rajoy reformó en profundidad las pensiones presentes y futuras, CCOO-UGT no tuvieron ninguna capacidad de movilización solo el silencio ante los aplausos patronales y la Unión Europea, solo  después de 4 años cuando la lucha pensionista estaba en pleno auge se sumaron a la lucha en la calle pero ahora vemos como vuelven al silencio y la desmovilización reclamando la vuelta el Pacto de Toledo para apoyar el retroceso en los compromisos de Sánchez con las pensiones.

No podemos olvidar que la Marea Pesionista nació ante la necesidad de dar respuesta a la pasividad sindical, organizándonos y dando una respuesta reivindicativa y programática para defender el Sistema Público de Pensiones, la derogación de las reformas y otros puntos reivindicativos de nuestro programa. Y  también como respuesta contra el Pacto de Toledo que no nos representaba.

La lucha de los pensionistas en la que en su cabeza se encuentra la MP consiguió en el 2017 que el gobierno pasara por el encima del Pacto de Toledo y aprobara la subida de las pensiones para el 2018 y el 2019 con el IPC previsto echando por tierra además de su revalorización del 0,25% su política de ‘No hay dinero para las pensiones…’, el gobierno de Sánchez se vio obligado a seguir esa política y prometió acabar con las reformas de Rajoy con sus famosos diez ‘NO es NO’ pero hasta ahora solo ha aplicado el acuerdo del PP con el PNV y poca cosa más. Ambos gobiernos del PP y PSOE, por la presión en la calle, utilizaron el decreto ley para llevar adelante la subida de las pensiones y otros cambios. El Pacto de Toledo ha estado completamente superado por la vía legislativa del  Gobierno y el Congreso. Resucitarlo solo puede representar facilitar la vuelta a reforma contra los pensionistas.

En este momento ya vemos que Sánchez recula al Pacto de Toledo para intentar que la fórmula de recisión de las pensiones del IPC no sea sobre IPC real y también con otras medidas que sean impuestas a la baja o ampliar o consolidar las reformas mediante el Pacto de Toledo para frenar las movilizaciones e imponer al Congreso un pacto al servicio de Empresas y Capital financiero. La comisión del Congreso del Pacto de Toledo está siendo utilizada como vía de delegar su autoridad democrática para hacer recomendaciones y  cediendo toda la fuera democrática del mandato del voto.

Por tanto consideramos que:

  • Estamos en contra del Pacto de Toledo, como lo hemos dicho en numerosas ocasiones, opinamos que entramos en contradicción pidiendo formar parte de las negociaciones que en el mismo se lleven a cabo.

  • Proponemos seguir mostrando nuestro rechazo total al Pacto de Toledo, como ya hacemos y no pedir formar parte de las negociaciones, que consideramos siempre serán contrarias a nuestros intereses.

  • Mantenemos nuestra plataforma reivindicativa frente a las ‘sugerencias’ que salgan de la Comisión de Congreso, no reconocemos esa renuncia legislativa en favor de la negociación en el Pacto de Toledo con entidades que no nos representan.

  • Apostamos por la movilización de los pensionistas para que nuestra plataforma reivindicativa llegue clara y nítida al gobierno, al congreso y a toda la población, y también como única forma de que represente a todos  los pensionistas.

2- Presupuestos Generales del Estado 2019.

Es cierto que algunas partidas sociales aumenta pero sigen el Plan de Estabilidad impuesto por Bruselas que determinan seguir con los recortes y el tope de gasto todavía no ha llegado al del último de Zapatero.

Como pensionistas es que el déficit de las pensiones creado por la crisis que dejo sin trabajo a millones de trabajadores y  otros muchos vieron reducido su salario, sea restituido por el gobierno ya que su política nefacta lo ha provocado. Somos conscientes que la solución definitiva para las pensiones está en la derogación de la Reforma Laboral y en subir el SMI a 1084 euros (14 pagas), ese es el mejor método de llegar a los superavit en las cotizaciones.

Nuestro objetivo es conseguir el máximo en partidas sociales no negociar los PGE.

  • En intervenciones habladas y escritas debemos ser muy cautos pues al defender algo positivo para nosotros, como es el aumento de nuestra pensión según el IPC, podría tergiversarse nuestra intención por la forma de expresarnos y entenderse que damos apoyo a la totalidad de los Presupuestos, cuando en realidad, en nuestra opinión, no debemos apoyarlos porque siguen siendo poco sociales aunque lo disimulen con el tema del IPC para las pensiones.

  • Tengamos en cuenta que siguen cumpliendo las directrices de Europa y podría decirse que lo que dan para la revalorización de las pensiones según el IPC lo recortan en Educación y Sanidad, de forma que no recuperamos el aspecto social de los Presupuestos que queremos. Igualmente, la ley de Dependencia sigue sin desarrollarse.

3- Opiniones sobre partidos políticos. 

Los movimientos sociales nacen por motivos concretos y en los grupos sociales afectados, como el de los pensionistas. A veces como en el nuestro no solo abarca la pensión sino otras muchas cosas que afectan al verdadero salario del trabajador que va más del nominal como la sanidad, la necesidad de centros apropiados… Todo lo que denominamos salario social.

Por tanto es un interés propio material e interesado y en absoluto legislativo para eso están los partidos políticos y las entidades que abarcan en sus programas todo el ámbito político-social. Los movimientos sociales nacemos precisamente cuando se crea un vacio entre los ciudadanos y los legisladores y las entidades que tradicionalmente nos representan. En nuestro caso está claro el Estado capitalista puso en entredicho nuestro sistema de pensiones y también entro en la dinámica de reducirlas, y por otro lado los sindicatos que tradicionalmente nos representaban e hicieron dejación total en la lucha por nuestros intereses. De ahí nació la Marea Pensionista como otros muchos movimientos sociales.

Nosotros no renunciamos a tener una visión global de la sociedad y de la clase a la que pertenecemos y sus necesidades, esta son las claves para saber orientar nuestras reivindicaciones y sumarlas a otros movimientos para mayor fuerza social.

La lucha partidista y los acuerdos que puedan existir entre partidos no nos representa ni podemos sujetarnos a ellos precisamente porque no está en nuestras manos lo que deciden y lo que no deciden.

  • Debemos mantenernos, como  siempre hemos hecho, en la crítica y denuncia a los partidos que no apoyan nuestras reivindicaciones sobre la base de las mismas.

  •  

    Con los partidos que defienden nuestras reivindicaciones bien venidas sean sus posiciones favorables pero manteniendo nuestra total independencia como movimiento porque en la política de Estado, de Gobierno o de Pactos entre partidos también se reflejan los pactos políticos entre clases sociales y vemos que con mucha frecuencia se pasa por encima de los intereses de la mayoría social trabajadora por otros compromisos ajenos, la única garantía que tenemos es nuestra total independencia y unidad para aceptar o no acuerdos que para nosotros, aceptarlos, solo son parte de una tregua social.